Las mantequillas de tu vida.

¿La primavera se hace desear? Dale batalla con estas mantequillas inolvidables.


Receta y procedimiento.


400 g harina de fuerza (0)

10 g levadura instantánea

80 ml leche (más/menos)

100 g azúcar

80 g manteca pomada

1 cda. miel

2 huevos ½ cta. sal


Para pincelar: 1 huevo

Chorro de leche


En el bol de la batidora colocar la harina y realizar un hueco en el centro. Rellenar el hueco con la levadura, la miel y el azúcar, en ese orden. Colocar la sal por el costado.


Agregar de a poco la leche sobre el centro (teniendo en cuenta que los huevos y la manteca le van a aportar humedad, si vemos que con menos de 80 ml queda bien no agregamos más) y comenzar a batir con el gancho amasador. Cuando los ingredientes estén medianamente incorporados, agregar los huevos y batir por aproximadamente 8 minutos. Por último, agregar la manteca hasta que se haya incorporado (unos 2 miutos de batido aproximadamente).


La masa debería quedar brillante, blanda pero firme, no pegajosa. La colocamos en un bol cubierto con nailon y dejamos leudar al menos 2½ horas. Luego, llevamos la masa a una mesada enharinada y formamos bolas, tratando de que tengan el mismo tamaño. Ojo que van a crecer.


Colocamos las bolas en una placa enharinada. Cubrimos con un trapo o repasador y dejamos leudar entre ½ y 1 hora más, cuando veamos que ha duplicado el tamaño. Pincelar con la mezcla de huevo y leche. Hornear por 30 o 35 minutos, hasta que la masa se vea marrón dorado.


Detalle no menor: la masa puede usarse para hacer rolls de canela o de chocolate (aunque no es la misma masa del pan babka, receta que encontrarán en La cocina de Santé, de Penguin Random House, mi libro amado). A experimentar y cocinar bizcochos caseros en estos finde fríos.




52 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo